El agua es un recurso natural y esencial para la vida y si bien nuestro planeta está conformado en un 70% por agua, la realidad es que no toda es aprovechable y, en verdad, la que se puede aprovechar está siendo en muchos casos mal utilizada, lo cual hace que sea probable que en poco tiempo hayan problemas para conseguir potabilizar agua. Para que este recurso pueda seguir estando disponible, lo ideal es que se recurra a la cooperación de todos y hoy te traemos 10 sencillas formas de ahorrar agua.

1 – Las canillas/grifos mal cerradas

Cerrar bien un grifo no tiene demasiada ciencia pero, aún así, hay muchas personas que dejan los grifos mal cerrados y goteando, lo cual hace que se vaya desperdiciando agua innecesariamente. Asegúrate de cerrar bien esas canillas y estarás contribuyendo al ahorro de agua.

2 – Al lavarse los dientes usa lo necesario

La gran mayoría de las personas abre el grifo de agua al lavarse los dientes y no lo cierra hasta que finaliza. Sin embargo, mientras nos estamos directamente cepillando no es necesario que el agua siga cayendo, por lo cual lo mejor sería ir cerrando a medida que no necesitamos el agua.

3 – No siempre es necesaria la potencia máxima

Es cierto que tanto para bañarse como para lavar los platos, una buena potencia de salida del agua resulta más cómoda, pero la realidad es que no siempre se necesita. Una mayor potencia de salida implica un mayor de volumen de agua por segundo y eso puede ser evitable.

4 – Usar el inodoro para lo que se debe usar

Una cosa es un inodoro y otra es una papelera, puede que en un momento tengas algo para tirar a la basura y el inodoro te queda más cerca, pero eso no significa que sea lo mismo. Los objetos que son basura a la basura, el inodoro es para otra cosa.

5 – Más ropa, menos lavados

Está bien que se utilice la lavadora, es un buen utencilio. No obstante, muchos realizan lavados con poca ropa y la lavadora utiliza la misma cantidad de agua en todos los casos. Lo mejor será acumular ropa hasta tener el máximo que ingresa en la lavadora, consiguiendo así lavar la misma ropa pero usar menos lavados.

6 – No usar mangueras para lavar objetos

Si tienes que lavar el coche o cualquier objeto, perfectamente puedes llenar un balde con agua y utilizar una esponja para realizar la limpieza. No es conveniente usar la manguera ya que si bien puede ser más práctico y rápido, tiene un desperdicio de agua muchísimo mayor.

7 – Al comprar equipamientos, elegir los que permiten ahorrar

Hoy en día la tecnología ofrece equipamientos para el hogar que reducen el consumo de agua tales como lavadoras económicas, las cuales permiten consumir menor cantidad de agua en cada lavado, si todos tuvieramos la tendencia de adquirir estos productos el ahorro sería muy significativo.

8 – Estar al tanto de las pérdidas de agua por daños

A todos nos puede pasar que en casa haya algún problema sanitario que provoque una gotera o algo. Si bien podemos pensar que algunas gotas no van a cambiar el mundo, la sucesión de gotas sí lo hará.

9 – Reutilizar el agua

En algunos casos como el que mencionábamos de lavar el coche, el agua sobrante del balde puede utilizarse nuevamente para otras cosas como, por ejemplo, regar un jardín. Si crees que puedes reutilizar el agua, hazlo, estarás ayudando al planeta.

10 – Reducir el tiempo en la ducha

Ducharnos es algo de todos los días y si bien muchas veces resulta placentero, para poder tener una ducha se necesita de mucha agua. Lo ideal sería buscar un tiempo razonable límite en el baño y no desperdiciar esa agua ya que en muchos casos se podría demorar 10 minutos bajo agua y las personas están más de 20.